Montserrat Selva- Telar-MAS
Por: Sindo Hernández De: 07/01/2019 En: Sin categorizar

Montse es tejedora que, cual directora de orquesta en el Mercado Autóctono Sostenible MAS Campesino, lanza y entrelaza decenas de hilos desde el antepecho de su telar; hilos que luego serpentean ordenadamente por la máquina para, tras horas de trabajo, acabar dibujando una prenda que llevará su sello artesanal después de cientos de golpes de pedal y levas.

A la catalana Montserrat Selva Aldomá la podremos encontrar en su taller, situado en la Plaza de los Artesanos de la Casa- Museo del  Campesino. Ella es una de los diez artesanos, que con sus propuestas acercan la tradición artesana de Lanzarote a los miles de visitantes para que puedan vivir una experiencia única.

“Yo vengo de una familia textil”, aclara mientras trabaja una pieza de lana en otro pequeño telar de mesa. Nos habla del caserío familiar donde convivían sus inquilinos con el traqueteo de las máquinas, y el ir y venir de los tejedores que trabajaban en la planta baja.

También no habla Montse de su llegada a Lanzarote hace una década, de su carrera profesional como docente (es maestra de Infantil), de algunos de sus viajes -vivió en Alemania- y de su paso por el módulo formativo de Tejeduría de la Escuela de Arte Pancho Lasso de Arrecife (Lanzarote).

Taller Telar MAS CAMPESINO

Este último fue quizá el paso decisivo para dirigir su carrera hacia la elaboración artesanal de prendas y accesorios; muchos de las cuales decoran el taller que gestiona en MAS Campesino. “Aunque desde pequeña he conocido el lenguaje textil, después de iniciar mi formación en Lanzarote fue cuando comencé a descubrir que me salían las cosas con facilidad”, detalla Montse antes de apostillar que aún no se atreve con la elaboración de prendas tradicionales de la isla de Lanzarote.

“Las prendas tradicionales que hay en mi taller son de varias artesanas lanzaroteñas, entre ellas Inmaculada Fernández, una excelente tejedora de Haría que aún trabaja en su taller en la Plaza del pueblo varios días a la semana (…). Reconozco que me siento más a gusto haciendo cosas propias”, relata mientras señala a las bandoleras y fajines tradicionales que se entremezclan con sus ponchos, chales, bufandas o bolsas de distintos tejidos y colores. “Utilizo técnicas tradicionales de la tejeduría para realizar confecciones modernas”, afirma. Esta práctica la comenzó en su propia casa, hace años, trabajando en el telar que “Agustín El Moreno” le construyó para ejercer el que ahora es su oficio.

Una experiencia para niños y mayores

 

Montserrat Selva Aldomá MAS CAMPESINO

En el taller de Montse Selva podemos encontrar a pequeños aprendices que aprovechan la visita al Mercado Autóctono Sostenible MAS Campesino para sumergirse en el mundo de la tejeduría.

Mientras dos niños “juegan” a experimentar tejiendo una pequeña prenda, nos explica que por su experiencia en este joven Mercado, “los que más se interesan por los talleres son los niños”; aunque también añade que tiene previsto organizar otros talleres vespertinos y específicos para adultos y residentes, “porque voy conociendo que existe un interés de los propios vecinos de la Isla por aprender a tejer, tanto en el telar canario como en el de mesa. Idearé una forma de trabajar juntos en ello”, planea.

Montserrat Selva Aldomá MAS CAMPESINO

Sobre la dificultad de su arte, puntualiza Montse que “no es complicado… Sólo requiere interés por la confección, cierta paciencia y saber que estas cosas tienen que ir despacito. Estas piezas tienen un valor y un proceso que comienza por elegir las lanas y los colores, calculando los metros que necesitarán. Hacer la trenza correctamente para que luego no se líen los hilos. Serán esas trenzas las que se sienten en el telar y se irán enhebrando en los peines, hilo por hilo…. En una prenda concreta puedes llegar a enhebrar 300 hilos”, nos explica esta dinámica artesana.

En medio de ovillos de lana, lino, seda, algodón e incluso acrílico (para poner algo de brillo o fantasía), encontraremos a Montserrat y sus experiencias de tejeduría dirigida a los visitantes. Seguro que también tendrá huecos en su trajín diario para ir avanzando en la elaboración de nuevas prendas de vestir. Siempre confiando en que a través del Mercado Autóctono Sostenible MAS Campesino, aquellos que buscan experiencias diferentes en la tradición lanzaroteña sabrán apreciar el valor de los artículos que laboriosamente confecciona en su taller.

Si quieres saber más sobre el taller y reservar pincha aquí