Quizás ya hayas oído hablar sobre la energía de Lanzarote. Ese magnetismo que te atrapa nada más pisar su tierra, transportándote a otro universo que, hasta entonces, sólo habrás visitado en sueños.

Surgida del mar hace 11 millones de años, Lanzarote es de origen volcánico, naturaleza salvaje y belleza desgarradora. La más septentrional y oriental de las Islas Canarias, y un auténtico un poema visual de estampas únicas y paisajes lunares que aúnan la mano del hombre y la propia naturaleza.

Algunos lo llaman The Lanzarote Effect. Cuentan que si despiertas en el volcán de El Cuervo, sucederán fenómenos increíbles. Que si permaneces lo suficientemente atento como para escuchar el silbido de la danza de las Tabaibas, oirás el canto interno de la misma Tierra. Y que, si observas el sol el tiempo suficiente hasta que desaparezca, tú también desaparecerás con él.

Lanzarote es una tierra mágica. Quizás sean sus cráteres rojizos, su magnética tierra volcánica, sus paisajes lunares, la fuerza de su viento o la abundancia de sus océanos. O a lo mejor sea la pureza de sus gentes, el ingenio del agricultor para hacer rica una tierra árida, la calma de los pueblos llenos de casitas blancas o la idílica belleza de sus playas.

Es la isla de los volcanes, del fuego, del viento. Un lugar donde es imposible no conectar con la naturaleza hasta adormilar el ruido mental y hallar una inmensa paz, volviéndonos uno con el paisaje.

playa lanzarote

Fotografía: Olga- Mai

Porque en Lanzarote, naturaleza, cultura y arte son parte de la misma danza. Una unión a la que dio nombre César Manrique, artista internacional lanzaroteño y figura clave para hacer posible la máxima integración de la creación humana en el medio natural de la isla.

Parte de la obra de Manrique puede disfrutarse en los Centros de Arte, Cultura y Turismo de Lanzarote. Descubrirás lugares tan mágicos como Jameos del Agua, un ideario armónico entre la creación artística y el entorno natural en el interior de un impresionante tubo volcánico.

Cualquier viajero también se impresionará ante la Casa-Museo del Campesino, que junto a la emblemática escultura del Monumento de la Fecundidad, representa una gran vivienda típicamente lanzaroteña con sus paredes blancas y maderas verdes.

La misteriosa Cueva de los Verdes, el exótico Jardín de Cactus y el Mirador del Río nos hacen conectar de forma plena con el entorno y admirar cómo la mano del hombre ha conseguido, desde un profundo respeto, realzar aún más la naturaleza.

Lanzarote es, con todo, una isla única. Un destino que marca memorias y corazones, y un lugar como ningún otro para celebrar el amor. Si estás buscando un lugar para organizar una boda mágica, inolvidable y bañada de una energía casi mística, éste es tu lugar.

El equipo de CACT Bodas estará encantado de crear una celebración en los lugares más emblemáticos de la isla, creando un enlace tan a tu medida como la propia historia de tus sueños.

No lo pienses: siéntelo. La energía de Lanzarote te llama, te espera, te atrae. Lánzate a descubrirla y entrégate a su efecto. Te prometemos que, en ningún otro sitio, volverás a sentir nada igual.