Nuria Espert en Jameos del Agua

La actriz representa el 11 de mayo en los Jameos del Agua su ‘Romancero Gitano’ una obra que recoge la esencia de Lorca y su manera contemporánea de entender el mundo

Cuando en un mismo espectáculo confluyen elementos tan relevantes como una de las obras claves de un autor como Federico García Lorca, su Romancero Gitano; cuando los arreglos de la misma los ha realizado alguien de la talla de Lluís Pasqual; cuando se representa en los Jameos del Agua y, con motivo de la celebración del Centenario del nacimiento César Manrique, al final de la representación se recita el poema que Alberti dedicara a Manrique, “Pastor de vientos y volcanes”… cuando todo eso ocurre y la encargada de hacerlo realidad es una de las mejores actrices dramáticas de este país, Nuria Espert, el resultado solo puede ser único.

Y eso es lo que ocurrirá el próximo 11 de mayo, en el Auditorio de Jameos del Agua, cuando Nuria Espert y Lluis Pasqual le pongan voz de nuevo a Federico García Lorca, en el que las palabas del poeta suenan con más fuerza que nunca, un espectáculo único y probablemente irrepetible.  “Esta obra muestra el porqué del propio Romancero Gitano, quién era Lorca cuando lo escribió, ya que se recogen sus comentarios para cada uno de sus poemas y es mucho más sencillo entender su mundo poético, tan poético y tan violento a la vez”, explica Nuria Espert. “En la obra se habla de su disimulada y extrema timidez, pero también de mis primeros contactos con García Lorca, mis recuerdos de infancia y de la primera vez que tuve contacto con su obra… sus poemas brillan entre los descubrimientos y la riqueza y la diversidad con que se descubre todo. En esta obra, están todos los Federicos, todas sus etapas”.

 Nuria Espert y su pasión por Lorca

 

“Los arreglos que ha hecho Lluis en este espectáculo me atrevo a decir que suponen uno de los mejores trabajos de su vida, con una delicadeza y una mano fina que delate la pasión que ambos tenemos por Lorca. Los dos hemos centrado nuestras carreras, o parte de ellas, en nuestra pasión por Federico”, añade. “El resultado parece algo muy sencillo, pero lo cierto es que es profundamente complicado”.

Para Espert Lorca está más vivo que nunca. “El mundo entero ha abierto sus ojos a Lorca, y lugares a los que jamás había llegado, como los países nórdicos, son ahora devotos de su obra y se venden allí cientos de ejemplares de la misma”, asegura. “Es el más contemporáneo de los poetas.  Salta barreras, idiomas, culturas… es un grandísimo autor al que debo muchísimo”.

García Lorca ,un autor universal

Porque para Nuria Espert, aunque no ha sido el único autor fundamental en su trayectoria, si ocupa un lugar especial. “Mi carrera empezó con una Medea que hice, cuando yo tenía apenas 18 años. Alguien se puso enfermo y yo lo sustituí, como en las películas, y eso marcó mi vida. Me convirtió en una actriz trágica, algo que yo no sabía todavía. En aquel momento era una niña que estudiaba y se limitaba a aprender… esa Medea definió mi futuro, me hizo descubrir mi vena dramática. Mi carrera, que ha sido muy larga, ha estado marcada por muchos autores, Shakespeare, Bertolt Brecht, Jean Paul Sartre o , Alejandro Casona… muchos autores, pero Federico García Lorca fue mi primera vez como directora en Londres y obtuve un gran éxito dirigiendo a Glenda Jackson19​ en La casa de Bernarda Alba y eso me abrió las puertas de la dirección… casi diez años recorriendo los mejores teatros del mundo. Eso se lo debo a Lorca”, y añade. “A partir del momento en que, siendo ya adulta, recitándolo, interpretándolo, dirigiendo sus obras, ya nunca me ha abandonado. Lorca no tiene un público definido, llega a todo el mundo por igual. Lorca es universal, clásico y contemporáneo”.

La realidad de nuestros días devuelve escenas que parecerían sacadas de una época muy triste en nuestro país. Para la actriz España, afortunadamente, ha cambiado mucho desde aquellos oscuros años en que Lorca moría presa de una época sangrienta y terrible. “A veces, no puedo creer que haya españoles que puedan creer que el pasado fue mejor… con todos los defectos de una democracia tan joven de la nuestra, aquí cabe todo el mundo, todas las maneras de pensar. Espero que eso no cambie”, asegura.

 

Comprar Ahora

 
 

César Manrique, un artista global

Nuria Espert recitará al final de la representación el poema “Pastor de vientos y volcanes”, poema que Rafael Alberti dedicó a César Manrique. “Conocí a César, primero con mi marido. Después fui a Lanzarote con Víctor García, y posteriormente con el propio Alberti para recitar su poema… tuve la suerte de ser amiga de César, que muchas veces viajó para verme, y yo siempre que visitaba la isla, tenía la suerte de quedarme en su saca y disfrutar, no sólo de la estancia, sino de su conversación”, afirma. “César fue un verdadero creador, para mí, cuando pienso en un gran artista, me viene a la cabeza Picasso y César, gente que puede mover una montaña con su imaginación, que te emocionan con su capacidad creativa”.

«Pastor de vientos y volcanes”, poema que Rafael Alberti dedicó a César Manrique.

Vuelvo a encontrar mi azul,
mi azul y el viento,
mi resplandor,
la luz indestructible
que yo siempre soñé para mi vida.
Aquí están mis rumores,
mis músicas dejadas,
mis palabras primeras merecidas de la espuma,
mi corazón naciendo antes de sus historias,
tranquilo mar, mar pura sin abismos.
Yo quisiera tal vez morir,
morirme,
que es vivir más, en andas de este viento,
fortificar su azul, errante, con el hálito
de mi canción no dicha todavía.
Yo fui, yo fui el cantor de tanta transparencia,
y puedo serlo aún, aunque sangrando,
profundamente, vivamente herido,
lleno de tantos muertos que quisieran
revivir en mi voz, acompañándome.
Mas no quiero morir, morir aunque lo diga,
porque no muere el mar, aunque se muera.
Mi voz, mi canto, debe acompañaros
más allá, más allá de las edades.
He venido a vosotros para hablaros y veros,
arenales y costas sin fin que no conozco,
dunas de lavas negras,
palmares combatidos, hombres solos,
abrazados de mar y de volcanes.
Subterráneo temblor, irrumpiré hacia el cielo.
Siento que va a habitarme el fuego que os habita.

 

Sin lugar a dudas, que el escenario de la obra sea Jameos del Agua añade a la representación una esencia especial. “Es un lugar único, mágico, los Jameos del Agua ofrecen la posibilidad de soñar al espectador… y al artista con volver a pisarlo”, y añade. “He tenido la oportunidad de actuar en muchos lugares increíbles, y Los Jameos son uno de ellos”.