Casa Amarilla
Por: CACT Lanzarote De: 13/09/2016 En: La Casa Amarilla

El recién llegado alcanza el centro caminando por el litoral capitalino para encontrarse de golpe, en medio de una avenida moderna y activa, con la majestuosa Casa Amarilla, recuerdo de otras épocas pasadas. Tal vez mejores, tal vez solo más lejanas.

Entrando Casa Amarilla

El Cabildo Viejo, como lo conocen los de aquí, se transformó tras su rehabilitación en el actual Centro de Datos de Lanzarote, o lo que es lo mismo, en la caja de caudales del pasado insular. El corazón latente de sus recuerdos, de su memoria, de sus gentes y de su realidad cambiante. Lejos de alejarse de la ciudadanía, quisieron los dirigentes insulares abrir sus puertas para mostrar pequeños trazos de ese pasado. A dosis medidas, eso sí, para que también el turista, desconocedor de la historia insular, pudiera saborearlo y recrearse en sus detalles.

Las exposiciones

Es justo por eso por lo que abre sus puertas a diario para mostrar, mediante cuidadas exposiciones, la realidad insular a través de un prisma de colores. Primero fue el pasado puro y duro de la isla, recogido en las fotografías del gran fotógrafo conejero Jacinto Alonso Martín, “Lanzarote a través del cristal”.

casaamarilla8

Y así se sentía allí el recién llegado, como el ‘mirón’ indiscreto que a través de un cristal puede observar otras vidas y otras épocas. Los recuerdos de los otros. De los que poblaron la isla antes de que él la disfrutara.

Los conejeros de antaño miraban al recién llegado con recelo, guardianes de una cultura ancestral, luchadores incansables contra la pobreza y la miseria de una isla antaño relegada a sobrevivir de lo que el mar y el campo quería darles. Siempre era poco. Sus rostros enjutos se le metían en el alma, como también lo hacían esas imágenes, a veces festivas, a veces desgarradas; en ocasiones, espejo de una miseria clavada en las entrañas que contrastaba con la belleza salvaje de una isla destinada a ser mucho más.

Poco después, el visitante, acostumbrado ya a pasar largas estancias en la isla, deja que sus pasos vuelvan a llevarle hacia Arrecife. Y redescubre la Casa Amarilla, y con ella, una nueva exposición anunciada a sus puertas, “Paisaje de Celuloide. Cine Rodado en Lanzarote”, y a una espectacular Raquel Welch con un sugerente bikini, invitando a dejarse llevar. A dar un nuevo paseo por el pasado insular. En esta ocasión, más glamuroso, más cargado de estrellas, de galanes y de estrellas fulgurantes. Sonrisas seductoras, piernas infinitas, escotes prohibidos, promesas de celuloide en las bocas de Rachel Welch, Rita Hayworth, Omar Shariff, Alain Delon, Dennis Quaid o Penélope Cruz… en las cabezas creativas de Pedro Almodóvar, Juan Antonio Bardem, Werner Herzog y Wolfgang Petersen.

casaamarilla7

El visitante se marcha, nuevamente por el bello litoral capitalino, y deja a sus espaldas la Casa Amarilla, prometiéndose regresar de nuevo el próximo año para descubrir qué más secretos le esconde esta isla que, a fuerza de regresar cada año, se está convirtiendo en parte de su propia existencia.