Por: admin De: 30/11/2016 En: Jameos del Agua

Nuestra blogger Mar Árias, realiza una entrevista al timplista Toñin Corujo, quien todos los sábados ofrece un concierto que fusiona música tradicional con estilos más contemporáneos como el jazz, en el Auditorio de Jameos del Agua

La entrevista

¿Jameos fue el primer centro turístico en el que actuaste?

Los Jameos del Agua fue el segundo Centro donde actué. Tuve la oportunidad de hacerlo con un grupo de jóvenes (Awañak) en el Auditorio. Ya lo habíamos hecho antes en la Cueva de los Verdes un año antes. Ahí tuve la oportunidad de conocer a Jesús Soto y de hablar por primera con Cesar Manrique.

¿Cuándo fue esa primera actuación? ¿Qué supuso para ti?

Esto fue en el año 1977 y esta era la primera vez que me sentía partícipe de un trabajo profesional, hubo sesión de maquillaje para reforzar los rostros ya que la potencia de los focos en contraste con la piedra nos hacía parecer pálidos. Fue una experiencia maravillosa y el contacto amable con una gente tan importante y maravillosa me descubrió que lo importante esta en lo sencillo y no en lo que más vende.

¿Qué características hacen especial ese auditorio? ¿Y si has actuado alguna vez en la Cueva de los Verdes, que imagino que sí, la misma pregunta?

He tenido la suerte de actuar en la cueva de los verdes hasta en cuatro ocasiones. Tanto El Auditorio de Los Jameos del Agua, como la Cueva de los Verdes tienen algo especial, ambos poseen una proyección de sonido increíble y una acústica pura, libre de reverberación y un halo de magia que los hacen igual de inmensos pero muy diferentes.

¿Siente el espectador esa conexión especial que se produce entre el artista y el lugar en el que interpreta su obra?

El espectador lo siente todo, el lugar juega mucho con la actitud del artista ante su música y toda emoción que tú sientas, va a actuar sobre la emoción del espectador.

¿Inspira de alguna manera tus creaciones tu experiencia en Jameos?

¡Indudablemente! El proyecto “Toñín Corujo Quartet”, trabajo de creación musical en torno al timple que se ha desarrollado a lo largo de estos tres últimos años actuando y creando, cada sábado, en los Jameos del Agua, es un claro reflejo de la inspiración que irradia este maravilloso lugar. La creación artística viene siempre aparejada de la experiencia, de las sensaciones, de las emociones, el estar en contacto con el público cada sábado y de una manera tan cercana, ha favorecido y ha despertado en muchos casos, ese duende que todo músico lleva dentro y que te obliga a ser cada vez mejor, más creativo y más comprometido con los que cada sábado nos acompañan. Esta continuada actividad ha proporcionado al grupo un sólido directo que lo ha convertido en uno de los más claros exponentes del más elevado Jazz Canario. Un lugar mágico como este, que es capaz de despertar el amor entre la gente que lo visita, alimenta de la misma forma mi paleta de sensaciones sonoras.

¿En qué lugar de la isla aún no has tenido oportunidad de actuar y te gustaría hacerlo?

Me encantaría un concierto en la “Isla del Amor”. Creo que es un sitio maravilloso y un escenario natural perfecto para la ciudad de Arrecife.

¿Quién te gustaría ver en Jameos?

A muchísimos, al pianista Lang Lang, a Pat Metheny, a Egberto Gismonti, a Tommy Emmanuel. El Auditorio de Jameos del Agua posee una acústica y una estética tan original que podría ser una puerta para, que con conciertos de este nivel, optemos a circuitos internacionales.