Por: Jubal Hernandez De: 28/11/2018 En: Cueva de los Verdes

El cuarteto grancanario ofrecerá este sábado en la Cueva de los Verdes un concierto con piezas de Mozart y Schumann, a las que aportan un toque muy personal

 

Los amantes de la música tienen una nueva cita en el Auditorio de la Cueva de los Verdes, este sábado, 1 de diciembre, a las 20:00 horas, con Ensemble Kegelstatt, un grupo que a pesar de su nombres, está formado por cuatro músicos canarios.

 

Ellos son Alejandro Piñeiro (violín), Lara Cabrera (viola), Juan Pablo Alemán (violonchelo) y Moraya Sánchez (piano), cuatro jóvenes pero expertos músicos que ponen su impronta en sus interpretaciones.

 

 

Y es que, a pesar de su juventud, todos ellos tienen largas trayectorias y una exquisita formación en el mundo de la música. El añadido que aportan al espectáculo resultante de sus actuaciones, es su propia perspectiva, un toque actual para un repertorio clásico.

 

El origen del grupo se remonta a los tiempos en que se formaban en la academia de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, hace aproximadamente una década. “Entonces éramos muy jóvenes, pero el germen del grupo nació allí. Primero fuimos un trío de viola, clarinete y piano, posteriormente fuimos pasando por diferentes tipos de ensembles, viola, piano y violín y otras variaciones… así hasta hace dos años en que nos juntamos nosotros cuatro y, desde entonces, no hemos dejado de tocar como cuarteto. Lo cierto es que el grupo funciona muy bien y nosotros estamos muy contentos con el resultado”, explica Lara Cabrera.

 

Mayor formación musical, asignatura pendiente

Para esta joven música, una de las grandes luchas pendientes para todos los amantes de la música es conseguir hacer llegar la música clásica a los más jóvenes. “Es una auténtica batalla pendiente para las personas que se dedican a la programación cultural y para los propios músicos. Es francamente complejo llegar a los jóvenes y yo creo que un problema de educación”, señala. “Hay que formar a los niños en los colegios para que comprendan y aprecien la música clásica”, apunta, reconociendo, en cualquier caso, que sí que hay gente joven, pero porque muchos han pasado por el conservatorio y se han formado, aunque no es la generalidad. “Nuestro público potencial está formado por melómanos, por expertos en música y, por tanto, es muy exigente con el producto que va a consumir. Nosotros siempre tratamos de dar el máximo de nosotros mismos”.

 

Lara apunta que la banda sonora de muchos clásicos, e incluso de la gran mayoría de las películas infantiles de Disney, está formada por temas de música clásica. “Si los niños y los jóvenes no lo aprecian es, muchas veces, por desconocimiento”, y añade. “Insisto en que la clave está en la educación, con una buena formación, todo sería más sencillo”.

 

La Cueva de los Verdes, un aliciente añadido

 

 

Este sábado la Cueva de los Verdes se pondrá sus mejores galas para recibirlos. “Este sábado tocaremos el Cuarteto con piano número 1 en Sol menor, de Mozart, que es el más conocido y famoso para música de cámara, y también el cuarteto con piano en Mi bemol mayor op. 47 de Robert Schumann, que a mi modo de ver, y según aseguran los expertos, es uno de los más difíciles y más ricos de cuartetos con piano”, explica.

 

Para Lara, el tocar en el Auditorio de la Cueva de los Verdes, es un aliciente añadido al espectáculo. “Si a la belleza de la música clásica y al hecho de que somos un grupo joven que aporta su particular perspectiva de los temas clásicos, le sumas un escenario como el de la Cueva de los Verdes, el resultado siempre mejora”, afirma. “Yo ya había tocado, con otro grupo, en la Cueva de los Verdes y lo recuerdo como una experiencia muy positiva. Este tipo de festivales, en mi opinión, contribuyen mucho a la difusión de la música clásica y que se realice en un lugar como este auditorio es fundamental para atraer a un público más variado y no sólo a los amantes de la música clásica. Mucha gente nos viene a ver por disfrutar de una experiencia distinta y, en este caso, yo creo que en un lugar único”.