Fin de año de día en Bar el Almacén, Lanzarote

Me pregunto cómo describir un lugar que ha sido escenario, testigo y cómplice de tantas historias. Del arte universal y la cultura. De un sinfín de proyectos. De los disfraces más disparatados y de las eternas tertulias. Del desarrollo social de Lanzarote y de su progreso; en todos sus ámbitos y con cada cimiento. 

Bar El Almacén Pablo Ruiz Picasso Lanzarote (Mercedes Parrilla)

Erigido en Arrecife sobre la unión de dos viviendas típicas de la arquitectura burguesa del siglo XIX, el inmueble fue sede de la Escuela de Artes y Oficios de Arrecife entre los años 1933 y 1970. Durante los 70, César Manrique y Pepe Dámaso lo convirtieron en El Almacén, un espacio con el objetivo de convertirse en un icono para los movimientos artísticos y culturales de vanguardia. Y bajo la batuta de Pablo Bucarelli, confluyeron creadores y artistas como Alberti, Aranguren, Espert, Francisco Nieva, Pierre Alechinsky, Manolo Millares, Pedro Almodóvar o Antonio López. 

Lo que (quizás) nunca esperaron es que El Almacén también se convirtiera en un símbolo social en el que jóvenes y mayores de aquí y de allá se rodearan de la genialidad de César en un ambiente que estimulaba mentes y corazones de forma contagiosa. 

“Casi sin darse cuenta, el bar, también conocido como Bar Pablo Ruiz Picasso en honor al pintor, se transformó en un punto de encuentro clave para los lanzaroteños y los miles de visitantes que se reunían en torno a una copa de buen vino y a unas sencillas y ricas tapas para solucionar los problemas que aquejaran a este o aquel país, trazar los primeros esbozos de una gran obra de arte o escribir los versos iniciales de un poema. Tranquilidad, buen ambiente y mejores charlas fueron, siempre, los elementos que dieron color y calor a algo que ha sido mucho más que un bar”.

Bar El Almacén Pablo Ruiz Picasso Lanzarote (Mercedes Parrilla)

 

El mítico bar reabrió sus puertas en 2018 manteniéndose fiel al espíritu de sus orígenes y con el firme propósito de seguir siendo el foco dinamizador del arte, la cultura, el cine y la gastronomía; reuniendo a personas de todas las edades con esas ganas de comerse el mundo (y unas buenas tapas, también). 

Bar El Almacén Pablo Ruiz Picasso Lanzarote (Mercedes Parrilla)

El pasado 31 de diciembre se celebraban por primera vez las campanadas del nuevo año, eso sí, manteniendo su particular punto canalla y desafiando al tiempo para partir el año de día. Y lleno de alegría y confeti, repleto de gente divertida que salía como espuma de todas partes, recibía en toda su esencia la llegada del 2019. 

El año 2020 es uno de esos años que llegan fuerte y en El Almacén (Bar Pablo Ruiz Picasso) ya saben que muchos los que prefieren darle la bienvenida bajo el sol, a ritmo de los dj’s Checha Tambo y Maxi Ferrer y, como sorpresa, conectando en directo con Birmania a las 17:30 para unirse a sus campanadas y partir la nueva década a base de uvas, cava, buen rollo y, por supuesto, cotillón. Seis horas y media de diversión desde las 13:30h hasta las 20:ooh de entrada gratuita pensada expresamente para todos aquellos que huyen de la noche (y para los que, seamos honestos, saben pasárselo bien)

Bar El Almacén Pablo Ruiz Picasso Lanzarote (Mercedes Parrilla)

Y es que quizás esa sea la mejor forma de describir un lugar como El Almacén. Un lugar donde todo parece tener alma propia y en el que no dudaría en sobornar a las paredes para que me desvelaran tan sólo algunos de sus secretos. Un lugar donde ya sea leyendo un libro, brindando con amigos, arreglando el mundo con los abuelos, recordando a César Manrique, inventando una exposición de arte o disfrutando una buena película, todo el mundo sabe cómo pasárselo bien.

Ya lo decían mis padres: las mejores fiestas y tertulias fueron las de El Almacén. 

Y la verdad es que les creo. 

Este 31, nos vemos en Birmania