Por: admin De: 15/03/2016 En: Lanzarote

Lanzarote es la isla más nororiental del Archipiélago Canario, se encuentra a poco más de 130 kilómetros al noreste de África y cuenta con una superficie total de apenas 862 km2.

La mayor distancia, en sentido longitudinal, son 58 Km, mientras que en sentido transversal serían 34,5 Km. Su orografía es llana, sus alturas, moderadas, alcanzando su punto culminante en las Peñas del Chache que, situadas en el Risco de Famara, tienen una altitud de 670m.

La Isla de los Volcanes

Sin duda, el rasgo diferenciador de Lanzarote es su geología. Su naturaleza enteramente volcánica, siempre presente en el paisaje insular, le ha valido el sobrenombre de «La Isla de los Volcanes». Gran parte del territorio está constituido por las erupciones históricas de Timanfaya acaecidas entre 1730 y 1736, así como con posterioridad, en el año 1824, y que abarcan una extensión aproximada de 174 Km2, prácticamente un cuarto de la superficie insular.

El gran Patrimonio de Lanzarote: La Naturaleza

Su violenta naturaleza volcánica y sus condiciones bioclimáticas semidesérticas, junto a la singular geografía física de suaves perfiles montañosos y de onduladas llanuras, han caracterizado no sólo la especial configuración del paisaje natural y cultural de la isla, sino también la propia relación de sus habitantes con el difícil medio insular

Todo ello ha hecho posible que, el paisaje natural y humanizado de Lanzarote presente una serie de características originales y profundamente creativas. La actividad agrícola forma parte indisoluble del paisaje insular: junto a sus coladas volcánicas recientes se encuentran singulares terrenos de cultivos que aprovechan al máximo las especiales condiciones geo-productivas y climáticas.

El Clima

A pesar de su situación geográfica, cerca del continente africano, diversos factores climáticos influyen en que la temperatura isla se mantenga uniforme durante la mayor parte del año.
Lanzarote se encuentra sometida al régimen de los vientos Alisios, producidos por el anticiclón de las Azores, que mitigan las temperaturas extremas. Esto, unido al efecto regulador de la temperatura que ejerce el mar como consecuencia de la presencia de la Corriente Fría de Canarias, produce que en Lanzarote se mantenga una temperatura estable durante todo el año, oscilando entre una media de 17º C en los meses de enero – febrero y los 23ºC del resto del año.

Las lluvias, escasas, son irregulares y torrenciales, y se producen durante la estación de invierno con una media anual de 150 litros por metro cuadrado.

Dejar respuesta:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.