Cueva de los Verdes

Hay pocos lugares que concentren tantos puntos de interés para el patrimonio cultural y natural de Lanzarote como la Cueva de los Verdes, una gruta de aura mitológica, cargada de leyenda y llena de características paisajísticas de extraordinaria belleza y singularidad.

Formada a raíz de la actividad eruptiva del Volcán de la Corona, es una de las maravillas más  sorprendentes que esconden las entrañas de Lanzarote. Utilizada como escondite de la población frente a los ataques e invasiones de los piratas procedentes del norte de África durante los siglos XVI y XVII, en el XIX se convirtió en visita obligada para viajeros, eruditos y científicos europeos fascinados por esta singular formación volcánica que, paradójicamente, debe su nombre al apellido de una familia que guardaba su ganado en los alrededores, según cuentan.

En la década de los 60 del pasado siglo, el Cabildo de Lanzarote recurrió al artista majorero Jesús Soto, quien se convertiría a la postre en estrecho colaborador de Manrique, para la adecuación de este santuario natural de origen volcánico que se ha convertido en foco de atracción para miles de visitantes que anhelan descubrir su secreto. Soto ordenó la visita y desplegó todo su conocimiento del tratamiento de la luz y la sombra para extraer la luminosidad de la piedra y realzar las formas caprichosas que la lava fue dejando atrás en su devastador camino.

La gama cromática de ocres, grises, negros y rojizos reinan en este paraíso de la oscuridad y se mimetizan por efecto de la luz para dibujar grotescos paisajes y espectaculares estructuras rocosas que sorprenden al visitante. Adentrarse en la Cueva de los Verdes es, sin duda, realizar un viaje iniciático al centro de la tierra.

Horario: de 10.00 a 16:00 h. (la última visita se realiza a las 16:00 h.).

Horario recomendado: de 15:00 a 16:00 h.

Tarifa aplicable a la Cueva de los Verdes partir del 01/01/2020

Adulto: 10,00 euros
Menor: 5,00 euros (7 – 12 años)
Residente canario Adulto: 8,00 euros
Residente canario Menor: 4,00 euros 
Residente Lanzarote: 2,00 euros

Descuento aplicable a personas con discapacidad:  30% descuento sobre precio entrada al centro presentando acreditación en taquilla.

Nuestro consejo es que adquiera uno de los bonos disponibles de 3, 4 o 6 centros, y los visite ahorrándose hasta 9,50 €.

Los bonos están a la venta en todas las taquillas de los CACT.

Descargar
  •  Parking de vehículos y bicicletas gratuito
  • Aseos en la zona de aparcamiento. En el interior de la cueva no se dispone de este servicio.
  • Movilidad

No adecuado para personas de movilidad reducida.

  • Familias

No se puede acceder con carritos para bebés (sillas de paseo). Se recomienda traer mochila porta-bebe (canguro). Acceso gratuito a niños menores de 7 años. Aseos en el exterior de la cueva, con cambiador para bebés disponible.

  • Mascotas

Exceptuando perros guías, no se admiten mascotas.

  • Tiempo de visita

50 minutos aproximadamente

  • Vestimenta

Ropa y calzado cómodo con suela de goma para evitar resbalar. La temperatura en la cueva es muy agradable, en torno a las 18ºC todo el año, por lo que no tendrá sensación de frío.

  • Fotografía

Las fotografías están siempre permitidas salvo que el guía indique lo contrario por motivos de seguridad.

Le recomendamos que durante la visita esté cerca del guía para poder escuchar atentamente las características y singularidades de la Cueva de los Verdes. Es mejor que no recabe mucha información previa a la visita, déjese sorprender.

info@centrosturisticos.com

901 200 300

Experiencias musicales

Auditorio Cueva de los Verdes
Cueva recorrido
Cueva recorrido

El auditorio de la Cueva de los Verdes es uno de los espacios más especiales en Lanzarote para la celebración de conciertos de música de diversos géneros, intérpretes solistas o dúos y propuestas experimentales, marcado por su carácter intimista y de reducido formato. El particular entorno de la gruta volcánica, su temperatura, los efectos del sonido por la porosidad de la lava, su cuidada iluminación y la cercanía del espectador al escenario, convierten cada espectáculo en un inspirador encuentro entre arte y naturaleza. 

En los últimos años el auditorio ha contado con actuaciones de prestigiosos intérpretes de música clásica, cuartetos de cuerda, solistas de piano, música de fusión, jazz, ópera, flamenco, y una amplia representación de artistas, autores de reconocida trayectoria y emergentes, no solo a través de las convocatorias abiertas sino en colaboración con otras instituciones, bajo la coordinación del Departamento de Producción Cultural de los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote.

Un escenario de suelo de madera y con la única presencia de un piano ha acercado a un público seducido por esta espectacular atmósfera, a artistas como Niño de Elche, un heterodoxo de la música tradicional y de vanguardia; al pianista Samuel Aguilar, en un concierto de composiciones propias acompañado de un montaje escenográfico; a la soprano del dúo Boix Masramón, acompañada de una de las pianistas y fortepianistas de España con más proyección internacional; al tenor Pancho Corujo representando el “Fausto” de Charles Gounod y “Mefistófeles” de Arrigo Boito y el bailaor flamenco Eduardo Guerrero, dentro de Escena Lanzarote. Festival de Artes Escénicas; o al guitarrista Diego Barber, cuyas composiciones y arreglos están incluidos en los repertorios de los mejores guitarristas internacionales.

Además del Festival de Música organizado por los Centros de Arte,Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote el auditorio acoge también propuestas del Festival de Música de Canarias, que cada año programa una cita, destacando al Dúo Cassadó, piano y chelo, recomendado por Alicia de Larrocha como el más brillante dúo representante de la música de cámara española; o el Festival de Música Visual de Lanzarote, con espectáculos de autor que integran luz y coreografía o componentes performáticos.

En el mes de octubre se inicia la temporada de conciertos, dirigida a un amplio espectro de públicos, con un programa pensado para satisfacer tanto a los amantes de la música clásica como a aquellos que se dejan guiar por nuevas experiencias sonoras donde la música, la escenografía y la imagen se conectan para reinventar géneros.