Memorias del Agua, exposición en la Casa Amarilla, Lanzarote
Por: Sindo Hernández De: 08/06/2018 En: Casa Amarilla

“Memorias del agua” exhibe el ingenio de Lanzarote para entrar en la modernidad

Sólo un ingenioso salto tecnológico permitió en la década de los sesenta del pasado siglo la entrada de Lanzarote en el panorama turístico mundial; primero como un destino singular, y luego como un referente medioambiental y cultural peculiar que sigue hoy sumando miles de simpatizantes. 

El inicio de la desalinización del agua para consumo ciudadano permitió entonces a Lanzarote dar un ejemplo de evolución y adaptación que ha sido luego seguido por innumerables poblaciones costeras del planeta, situando a esta isla Reserva de la Biosfera como impulsora de una lección inestimable sobre el valor de la educación y la emprendiduría tecnológica, con el objeto de afrontar un futuro teñido de mayor calidad de vida.

Los pioneros isleños en el tratamiento de la potabilización del agua de forma masiva fueron lanzaroteños. Ellos afrontaron el reto de extraer la sal del inmenso Atlántico para dinamizar la vida de una Isla que dormía entre estrecheces económicas. Y todo ello, en unos orígenes que tuvieron a un ingeniero local, Manuel Díaz Rijo, como figura impulsora del proceso tecnológico que lo cambiaría todo.

Manuel Díaz Rijo Memorias del agua

Hoy, a través de la exposición “Memorias del agua”, que se exhibe en la Casa Amarilla de Arrecife, podemos conocer algo mejor la personalidad de aquel pionero y los entresijos de la primera planta desalinizadora que abrió un nuevo tiempo en Lanzarote.

Exposición “Memorias del Agua” se divide en tres espacios.

En un primer estadio podemos adentrarnos en el personaje protagonista de esta historia, donde se recoge la vida privada y familiar de Manuel Díaz Feria a través de objetos personales e imágenes.

Manuel Díaz Rijo Memorias del agua

“Se me ocurrió pensar que Lanzarote era una especie de buque anclado en el Atlántico, y que podría aplicársele las mismas soluciones que ya experimentaban en otros lugares para desalar agua”; así hablaba Don Manuel Díaz Rijo en el pregón que daba en Los Dolores -patrona insular- en el año 2011, en Tinajo, el municipio donde nació.

Junto a los recuerdos de Díaz Rijo, quien falleció en Madrid en junio de 2016 a los 88 años de edad, podremos imaginarnos cómo en 1965, cuando empezó a circular al agua, el mar se convirtió en la principal fuente de agua de Lanzarote, y con ello comenzó el desarrollo de la Isla, exhibiendo desde entonces la aportación al desarrollo insular que hizo este avispado ingeniero, que luego le dio nombre a la principal central potabilizadora lanzaroteña, en la Punta de los Vientos. 

Precisamente en otro espacio de “Memorias del agua” nos topamos con la restaurada maqueta (1964) de esta primera planta desaladora, una parte más técnica del recorrido por las salas; un periplo que abrimos tras dejar atrás un retrato de Díaz Rijo realizado a plumilla por el universal artista César Manrique.

 

maqueta-primera-desaladora Lanzarote

 

Al socaire de una tradicional destiladera de agua, iremos desgranando imágenes del desembarco de la maquinaría en Arrecife, los libros de trabajo de la instalación y muchas otras fotografías de la plantilla o de costumbristas instantáneas lanzaroteñas de aquella época, una forma de conocer mejor el contexto en el que se producía la innovación en el tratamiento del agua.

Y por último, nos deslizamos por una tercera parte de la muestra que está dedicada a todo el equipo humano que vertebró y levantó entonces la pionera potabilizadora lanzaroteña, salpicada la visita por la proyección de tres videos originales de las instalaciones donde cuajaría aquel primer proyecto de la Westinghouse Electric Company en el que Díaz Rijo fijó la mirada y que, tras varios viajes a Nueva York, logró extrapolarlo a su Isla. 

maqueta-primera-desaladora

 

La familia de Luis Díaz Ferias, hijo de Manuel Díaz Rijo y comisario de la exposición “Memorias del agua”, ha donado gran parte del material de su padre, que pasará ahora a formar parte del inventario de todos los lanzaroteños a través del Cabildo Insular, junto a un excelente libro editado sobre la exposición y que acompaña a la exposición.

Libro Memorias del agua en la Casa Amarilla Lanzarote

 

“Memorias del agua”, organizada por Centros de Arte, Cultura y Turismo de Lanzarote del Cabildo de Lanzarote, estará  en La Casa Amarilla (Antiguo Cabildo) abierta hasta finales de octubre de 2018, y por ella pasarán miles de turistas, vecinos y los alumnos de muchos centros docentes de la Isla. Puede visitarse en horario de mañana y tarde, de lunes a viernes; y los sábados por la mañana.