MAS CAMPESINO, Mercado Autóctono Sostenible

La primera vez que visité la Casa- Museo del Campesino me dejé llevar por la buena cocina del chef Samuel, quien dirigía ese día los fogones; y aliñé los sabores con una buena dosis de Malvasía. Prometí regresar.

 En esta ocasión me he topado al socaire de las viandas y el buen vino con un espacio añadido que llamó mi atención: lo han bautizado como Mercado Autóctono Sotenible, MAS Campesino, y está situado en la antigua Plaza de los Artesanos de este centro ideado por César Manrique.

Recoge el Mercado Autóctono Sostenible, MAS Campesino la producción y sapiencia profesional de diez artesanos de lo más variado en la muestra de productos, técnicas y herramientas tradicionales de Lanzarote que exhiben en sus talleres y “juego” instalados allí para sumar experiencias a la visita de quienes arribamos al lugar. Los llamo “juego” porque aprender de ellos es también mi entretenimiento.

Y los quiero visitar, uno a uno, porque mi curiosidad siempre gana enteros cuando alguien quiere aportarme experiencias y contarme los entresijos culturales y patrimoniales del destino que disfruto.

En MAS Campesino podemos descubrir a los artesanos que han hecho posible mantener tradiciones conejeras como la producción de la cochinilla, la agricultura ecológica, así como la confección de rosetas o elaboración de quesos, gofio, mojo, la artesanía tradicional o la empleita… En definitiva, es un gran escaparate del patrimonio etnográfico de Lanzarote a partir de la tradición, la gastronomía y el producto local.

 

Joaquín Reyes. Taller Cerámica MAS CAMPESINO

 

De la cerámica ancestral de Lanzarote, lo que reconozco son los Novios del Mojón; he de ser sincero. Pero Joaquín me muestra mucho más en el rincón que él gestiona en este nuevo espacio. Joaquín Reyes es de Haría, y me enseña algunas de las decenas de piezas que confecciona con sus manos, entre ellas varias ánforas y otras figuras de fino acabado “que podrías intentar realizar tú”, me dijo, mientras me arrastraba a un lado del taller para mostrarme las distintas arenas seleccionadas que guardaba para la realización de sus talleres para visitantes: “El objetivo es que quienes vienen aquí conozcan cómo es nuestra tradición de la cerámica y cómo confeccionamos las piezas, para que aprendan a valorarlas”.

Algo así me contaba también poco después Yolanda Torres, la original artesana de flores manufacturadas y sombrerería que llamó mi atención por el colorido de sus tocados; unos adornos que aplicaba incluso a sombreras tradicionales en su apuesta innovadora. “Voy a hacer talleres para elaborar todo tipo de flores que puedas añadir a la vestimenta o a la decoración; al igual que hacemos talleres de confección de sombreras lanzaroteñas”, me cuenta mientras enumera algunas de las materias primas que emplea: “fieltro, fibras naturales, trigo, palmitos, plumas, seda…”.

 

Yolanda Perdomo Taller Sombrerería MAS CAMPESINO

 

Ya casi nadie hace sombreras en Lanzarote porque los clientes observan caro su precio. Detalla Yolanda que para hacer un metro de palmito emplea casi tres horas; y necesita ocho metros para hacer una sombrera..: Así que espera poner en valor su producción en el Mercado Autóctono Sostenible.

Esa es la idea central de esta selección de artesanos que nos animan a experimentar con su trabajo y técnicas; para conocer algo mejor la cultura e historia de una isla singular.

Suena mi teléfono. Y parece que mis pequeños ya han abandonado la playa y quieren salir a comer. Así que me dispongo a abortar la visita de forma prematura después de un inicio prometedor.

 

 

Tengo que volver. Aunque sólo sea para intervenir en alguno de los diez talleres (Agricultura ecológica, Cerámica, Telar, Rosetas,Sombrerería Tinte con cochinilla, Jabones naturales, Mojo y Gofio, Quesos y Mermeladas,  y acabar conociendo en qué aplica Macarena la técnica de sus rosetas o, simplemente, para tomarme un zumo de frutas en esa tienda de agricultura ecológica que huele tan bien.

 

Bodegas Consejo Regulador de Vinos de Lanzarote MAS CAMPESINO

 

Al salir de MAS Campesino tropiezo con Rafael Morales, presidente del Consejo Regulador de los Vinos de Lanzarote. Y claro, ellos también están presentes en este mundo de experiencias y sensaciones en torno al producto local:“Sí, es una buena iniciativa porque se trata de una forma original de promocionar nuestros vinos ya que, como sabes, es enorme la tradición del vino en el sector primario de Lanzarote; y es importante que la gente sepa valorar esto”, me comenta poco antes de detallarme que -de momento- exhiben una selección de los 16 caldos más importantes de las bodegas insulares.

Así que, como he dicho, tengo que volver. Aunque por la experiencia, lo haré una próxima vez con toda mi familia.