Recorrido Bienal Arte Lanzarote Casa Amarilla

“Lo que yo he buscado realizar, sobre todo, ha sido esto: un mundo poético; una mitología conductora. Mi intento es el de crear un Lanzarote nuevo. Un Lanzarote inventado por mí. Siguiendo la tradición más ancha de la literatura universal”.

Con estas palabras definía el escritor canario Agustín Espinosa la esencia de su obra vanguardia “Lancelot 28º-7º (Guía integral de una isla atlántica)”, un trabajo netamente surrealista, arraigado en las vanguardias, pero difícil de clasificar, en la que pretendía generar una cierta mitológica de la isla de Lanzarote y también del archipiélago. La obra, escrita a modo de guía turística, plantea un diálogo continuo con diversas tradiciones y realidades: la tradición europea y la canaria, que es también africana. Pero, además, supone observar la isla como antes no se había hecho, a través de una mirada nítida que va entresacando, de manera quirúrgica, los elementos configuradores del paisaje para ser recreados desde la imaginación.

En su 9º edición la Bienal de Lanzarote se articula en torno a la mítica obra de Espinosa, y lo hace a través de una cuidada serie de exposiciones independientes pero que completan una visión nítida de su esencia. El recorrido por parte del visitante, resulta clave para comprender el influjo africanista en el paisaje de la isla, para conectar tradición y mitología, lo real con todo lo imaginado y soñado,… explica, en definitiva, la manera poética del escritor de entender el paisaje insular, como un lienzo en blanco en que le resulta posible crear un nuevo relato. Es, en definitiva, una mirada de recién nacido, pura y primitiva sobre Lanzarote.

Esta nueva percepción de la isla, esta guía integral, conecta la tradición con la mitología, lo real con lo imaginario, y nos sitúa en esa “atmósfera poética” hacia la que la Bienal de Lanzarote 2017 plantea dirigir las ideas. La poetización del paisaje, la creación de una isla nueva cargada de símbolos, la posibilidad de partir desde un ámbito aún sin explorar, como un lienzo o una hoja en blanco donde empezar a dar forma a un nuevo relato.

Con esta temática, el proyecto pretende abrir un amplio campo a la experimentación para todas las disciplinas artísticas (arquitectura, artes plásticas, vídeo, danza, diseño, poesía, narrativa y gastronomía) e invita a los creadores a presentar propuestas que dibujen un nuevo mapa para Lanzarote y generen nuevas conexiones en el tejido cultural. La propuesta, comisariada por Alejandro Krawietz y Francisco León, genera al  mismo tiempo fascinación y necesidad de conocer más sobre un artista que se ha demostrado intemporal.

Un recorrido necesario para entender la esencia de Lanzarote

Bienal Arte Lanzarote Sala exposiciones el Charco de San Ginés

Tal vez sería recomendable partir de la Casa Amarilla, allí la exposición documental “Lancelot, 28º-7º: Isla descubierta”, ofrece, hasta el próximo mes de marzo, la información precisa para comprender todo sobre Lancelot, 28º-7º. Para ello, el recién llegado, cuenta con manuscritos, correspondencia, fotografías, notas, recortes de prensa, caricaturas, ediciones y reediciones, ejemplares de las revistas de la época.

El visitante comprende mejor al escritor al situarlo en su época, inmerso en los movimientos de vanguardia en que creó su obra. Entender al literato resulta imprescindible para comprender una obra tan abrupta y esencial como la que supo idear. Espinosa entendió los misterios insulares, el peso de la tradición y la cultura, y supo elevarlo por encima de lo cotidiano. Esa esencia abstracta y concreta a la vez se percibe en cada paso de la muestra.

Al llegar al Museo Internacional de Arte Contemporáneo, el visitante se enfrenta a otra perspectiva bien diferente. Allí, diferentes creadores (poetas, fotógrafos, pintores y artistas de diferentes disciplinas) ofrecen su particular perspectiva, a través de un triple diálogo: entre ellos mismos, con el territorio y con la obra literaria.

Sobre la mesa cuestiones eternas: el pensamiento sobre lo insular, la gestión del desarrollo, el valor ético del turismo, el lugar de la cultura o el territorio como escenario de creación. Nombres como Juan Fuentes, Sergio Barreto, Iván Cabrera, Isidro Hernández, Ralph Kistler, Julio Blancas, Israel García y María Requena, Silvia Navarro, Laura Mesa, Víctor Moreno, David Delgado, Amaury Santana, Inmaculada Machín y Bruno Mesa, forman parte de esta propuesta.

Ellos reflexionan, a su manera, sobre los mismos temas que preocupaban a Espinosa y ofrecen una visión concreta de los mismos con los que el visitante puede, o no, sentirse identificado.

Fruto de esta reflexión, la bailarina Paula Quintana el próximo día 28 de Diciembre en el Castillo de San José  exhibirá su arte, con un lenguaje propio que fusiona el lenguaje textual con la danza en una comunicación visceral.

Paula Quintana en Bienal Danza Castillo San José MIAC Lanzarote

 

La sala de exposiciones Charco de San Ginés es la siguiente parada obligada para aquellos interesados en saber más. En este caso, Margarita Amat, Melchor López, Yaiza, Martínez, Laura Gherardi, Santi Palenzuela, Luis Navarro, Carlos Schwartz, Nicolás Láiz, Sergio Acosta, Miguel Pérez Alvarado, Daniel Barreto, Ángel Padrón, Martín y Sicilia, Francho, José Farray, Daniela Martín Hidalgo, Goretti Ramírez, Miguel Pérez Alvarado, Daniel Barreto, Karina Beltrán, Santiago Palenzuela, Moneiba Lemes y Rubén Acosta, aportan su particular visitón a través de montajes, esculturas, fotografías, cuadros y propuestas insólitas que, una vez más, vuelven a centrar las cuestiones en los problemas eternos de la isla: la identidad, el desarrollo y la ética real del turismo creciente.

La Casa de la Cultura cuenta con las propuestas rompedoras de Sergio Acosta, Nicolás Láiz, Melchor López y Carlos Schwartz, ellos se asoman a los diferentes capítulos de la obra de Espinosa y ofrecen su perspectiva, siempre adaptada al siglo XXI, pero dejando claro la clarividencia del autor. El visitante siente ya una cierta necesidad de leer, o releer si ya lo ha hecho, la mítica obra del canario. Necesita comprender más. Ahondar en sus renglones para entender todo aquello que le pasó desapercibido y que ahora, con los nuevos elementos sobre el tablero, puede llegar a comprender.

Espinosa logró crear con “Lancelot 28º-7º” mucho más que una obra eterna, creó una biblia cultural y transgresora a la que recurrir cuando olvidan, olvidamos, la auténtica identidad canaria. Casi ochenta años más tarde, continúa siendo una obra vanguardista.