Danza contemporanea-Silencio-jameos

Daniel Abreu (Premio Nacional de Danza) inaugura el sábado 3 de marzo en Jameos del Agua el Festival de Danza Contemporánea de Lanzarote, con Silencio.

La compañía de Daniel Abreu lleva ya catorce años en funcionamiento, desde 2004, y lo hace de la mano del canario que le presta su nombre, Daniel Abreu, uno de los artistas más carismáticos del panorama de la danza contemporánea actual. “La compañía surgió de una manera natural. Empecé a hacer pequeños trabajos y me di cuenta que existía una demanda de lo que yo estaba haciendo”, explica.

Con más de cuarenta trabajos coreográficos, dentro y fuera de España, la compañía tiene en efecto una identidad propia y muy definida. “No sabría decir que nos diferencia. Yo hago lo que sé hacer. Dicen que sí es cierto que tenemos un lenguaje muy personal, una cierta estética que nos identifica, la temática menos clásica, la puesta en escena y dicen que tenemos una cierta ‘animalidad’ en escena. A mí no me gusta llamarla así, pero tiene que ver con la forma de bailar, con el movimiento de los cuerpos en el escenario”, explica. “Para mí es muy importante el aspecto fotográfico de la obra y, por eso, trabajo con muchos planos y con la perspectiva. Cuido mucho la estética y procuro trabajar tanto con la música como con el silencio. Éste, la ausencia de ruido, es muy importante para mí”.

Silencio es precisamente el nombre de la obra que inaugura el Festival de Danza Contemporánea de Lanzarote, una obra que busca la apertura de puertas a universos secretos, a la intimidad e incluso a la soledad. “Silencio es una lucha contra la gravedad, un intento de crear cuadros poéticos visuales porque hay texto, pero no es tan relevante como la imagen”, argumenta. “Tratamos de transmitir cuadros de gran belleza en torno a lo que para mí, en su momento, significaba el silencio”.

La fuerza del silencio

Para Abreu el silencio es precisamente el paso a un espacio más meditativo, un contacto con el yo interior. “El lenguaje de la danza exige convertir en literatura, de alguna manera, algo que no lo es. La palabra silencio significará para cada uno algo distinto, yo quiero profundizar en el estado que evoca ese silencio, la calma, la meditación, la pureza, la introspección…”, señala. “Vivimos en la sociedad del espectáculo, en la que el ruido lo llena todo. El hemisferio izquierdo del cerebro es el que más trabaja, pero el lado derecho del cerebro es el que me interesa, el que tiene que ver con la percepción, con lo creativo, con el más allá… ése es el que me interesa”.

Jameos del Agua, un escenario especial

Abreu asegura que actuar en Jameos del Agua es un incentivo más. “Aunque he desarrollado toda mi carrera fuera de Canarias, mi imaginario forma parte de las islas”, afirma. “Mi obra, todo lo que yo trato de transmitir, parte de los paisajes canarios. La Cueva de Los Jameos es tan espectacular que es inevitablemente que no convierta esta representación en algo especial. Yo soy artista y el paisaje volcánico inspira mi obra”.
El director y coreógrafo asegura que es toda una responsabilidad inaugurar el Festival de Danza Contemporánea de Lanzarote. “Es una gran apuesta que Los Jameos del Agua acojan un Festival de Danza Contemporánea y para nosotros es una gran responsabilidad ser la compañía que inaugura este festival. Vamos a presentar una obra que tiene que ver con lo humano, con lo visual y en la que el texto no importa tanto”, señala. “No tiene importancia lo que yo, como coreógrafo, quiera contar, sino lo que el espectador, al sentarse ante el auditorio de Los Jameos del Agua, pueda percibir, no sólo la belleza escénica de lo que contamos, sino como lo contamos. Creo que nuestra propuesta, en este escenario, va a tener un resultado mucho más potente”.
Abreu se muestra convencido de que los espectadores del siglo XXI están totalmente preparados para apreciar la danza contemporánea como espectáculo. “Al espectador no le es ajena la danza contemporánea, es una expresión relacionada con nuestro cuerpo. No presentamos algo que no se pueda entender, otra cosa es que, a veces, se venda así. No es preciso tener un discurso místico, ni atravesado, ni filosófico…, al contrario, la danza es física, es contemplar a personas que se mueven con capacidades humanas. Todo lo que contamos es comprensible y asequible. No hay misticismo”, señala.

La cita es el 3 de marzo, a las 20:00 horas, en el Auditorio de Jameos del Agua. Las entradas se pueden adquirir online o  en la taquilla de la Casa Amarilla.

COMPRAR ENTRADA

Otros eventos de interés…

ÁNGARO

Un espectáculo único sobre las tradiciones vivas de Canarias