Tras el éxito de público cosechado en sus primeros meses de vida, Ángaro acaba de estrenar segunda temporada. Las funciones de este espectáculo musical sobre las tradiciones canarias son casi todos los domingos en Jameos del Agua (consulta aquí todas las funciones de Ángaro).

¿Aún no lo has visto?

Si tienes la suerte de estar en Lanzarote entre abril y julio de 2018, aquí te doy 4 poderosas razones por las que deberías ver Ángaro sin pensarlo dos veces.

1. ÁNGARO EXUDA BELLEZA Y ORIGINALIDAD

Ángaro es un espectáculo musical dividido en varios cuadros o escenas independientes, pero su propuesta visual también es poderosa y estimulante.

Los 11 músicos se transforman en arquetipos o personajes simbólicos de la historia de Canarias, como campesinas, pescadores, el emigrante nostálgico, los amantes o el pueblo canario en su conjunto. Unos pocos elementos de vestuario y atrezo nos permiten reconocer y empatizar con ellos de inmediato, mientras que la iluminación logra transportarnos con sus exquisitos colores a distintas épocas y situaciones cotidianas.

Pero más allá de una puesta en escena elegante y sugerente, Ángaro sorprende por la capacidad expresiva de la música. Aquí los personajes hablan sin hablar. Realmente consiguen transmitirnos todo lo que están sintiendo -dolor, júbilo, melancolía- a través de sus voces e instrumentos. Un lenguaje universal entendible en todos los idiomas.

2. ÁNGARO FUSIONA TRADICIÓN Y VANGUARDIA

Ángaro en Jameos del Agua

Algo fascinante de Ángaro es su forma innovadora de reinterpretar y actualizar géneros típicos del folclore canario -como los sorondongos, las isas y las folías-, así como darle un uso dramático a los instrumentos.

A veces los músicos utilizan guitarras y timples para cantarle a la tierra, al sol y al camello; otras emplean caracolas y conchas para transportarnos al mar y la vida en los puertos; o mezclan bailes folclóricos con guitarras eléctricas y malagueñas con notas de samba para sugerir así los movimientos migratorios y la mezcolanza cultural del pueblo canario.

3. ÁNGARO ES UN ESPECTÁCULO MUY ENTRETENIDO

Aunque Ángaro no sigue una trama o historia cronológica como tal, el espacio escénico se utiliza con tanto dinamismo que los 90 minutos que dura el espectáculo se pasan volando.

El contraste entre canciones bailables y melodías suaves, entre unas escenas luminosas y otras más oscuras, o entre instrumentos antiguos y modernos, da como resultado composiciones vivas que hacen avanzar la obra a un ritmo frenético.

4. ÁNGARO ES UN VOLCÁN DE EMOCIONES

Literalmente.

Pues la obra se representa en el interior de un túnel volcánico (concretamente, en el Auditorio de Jameos del Agua), que además de poseer una acústica única en el mundo, sirve como trasfondo perfecto para que los espectadores viajemos hacia atrás en el tiempo. Cuando las luces acentúan las formas rocosas de la cueva, los actores se convierten de repente en antiguos pobladores. Y nosotros, absolutamente inmersos, compartimos techo con ellos.

Ángaro en Jameos del Agua

Pero, ante todo, creo que el espectáculo merece la pena porque nos conmueve al musicalizar la supervivencia del pueblo canario. La percusión, tan magistralmente coreografiada -y que por momentos recuerda a los mejores espectáculos de Mayumana- nos puso a todos los vellos de punta. Flautas, violines, conchas marinas, pianos, silbos gomeros y trompas zarandearon profundamente nuestros sentidos.

Y no pudimos más que levantarnos de las butacas y aplaudir.

Ver espectáculo Ángaro