Juanita: en el origen de la pintura.

La obra matérica de Pepe Dámaso en dialogo con Lanzarote

Ciclo Artistas de la Colección

14 noviembre, 2014 – 14 febrero, 2015 / Sala Exposiciones temporales

Organización: Museo Internacional de Arte Contemporáneo de Lanzarote

Artista: Pepe Dámaso

Comisariado: Ángeles Alemán

La serie Juanita, creada por el artista grancanario Pepe Dámaso en los años finales de la década de los sesenta, se convierte en el eje de esta exposición incluida en el Ciclo Artistas de la colección. Una serie de grandes cuadros matéricos, de grabados y de collages,  reflejan las inquietudes y la fértil creatividad de este artista que dialogan con la obra de la Colección MIAC Sudario 2001.

Reflejo de un tiempo en el que la modernidad podía resultar difícil de alcanzar, Juanita muestra, sin embargo, como el deseo de indagar y de innovar en el arte está presente siempre en la obra de Pepe Dámaso. La inclusión de tejidos, ya prefigurada en los tres cuadros anteriores que se exponen junto a Juanita, se transforma en un andamiaje conceptual que acerca muy certeramente, e incluso se adelanta, al concepto material del Arte Povera.

La presencia de un personaje como protagonista, la pobre y desolada anciana que vive sola, dota este serie de cuadros en una obra de gran contenido social. La piedad, la empatía, surgen entre los pliegues de los encajes y las hojas secas. La imaginación de Dámaso convierte a esta figura dramática en una flor, en una hoja, en un gallo o en una libélula. En esta última, además, se anuncia uno de los temas recurrentes en la obra de  Dámaso: la muerte, reflejada en forma de calavera blanca. Un leit motiv que surge en esos últimos años de los sesenta y que va a continuar a los largo de la fructífera vida artística de Dámaso, uniendo también esta inquietud a los movimientos informalistas de la posguerra y por supuesto, a la herencia barroca que tan bien sabe expresar en su pintura.

Dámaso, siempre sorprendente, es también un cineasta de obligada referencia en el cine canario. Su película “Requiem por un absurdo”, es un relato neorrealista y a la vez  onírico de una sociedad que él conoce y retrata cuidadosamente. En esta película, la figura de Juanita aparece y desaparece entre los pliegues de la narración, atravesando así el límite del tiempo y de la pintura.

Junto a esta obra, el imponente cuadro  “Sudario”, perteneciente a la colección del  MIAC, se erige como referencia posterior e impresionante de la presencia de la muerte en la obra de Dámaso. Realizada con arpillera y pintura, una arpillera escogida con  César Manrique y un homenaje sentido a la obra de Manolo Millares,  la austeridad formal de un esqueleto en reposo refleja la serenidad de la muerte. El diálogo, pues, queda abierto.